Studio Ideas cumple tres años

Tercer aniversario de Studio IdeasSon constantes los mensajes que nos llegan diciendo que no vivimos una época fácil. Es cierto que la crisis económica nos ha afectado a todos y que muchas ideas empresariales se han quedado por el camino. Ideas que quizás haya que retomar cuando la cosa vaya tomando otro color, no desistáis 😉

Siempre he creído que los emprendedores somos unos valientes, no porque la situación esté complicada, sino porque creo que incluso en mejores condiciones socioeconómicas nos enfrentaríamos a los mismos retos. Retos que nos hacen madurar a una velocidad vertiginosa. Retos que nos empiezan a definir mejor como personas. Retos que nos hacen cuestionarlo todo, hasta a nosotros mismos.

Lo maravilloso de emprender una aventura empresarial como Studio Ideas es darte cuenta de que después de tres años sigo siendo fiel a mi esencia, a mis valores, a la gente que de una manera u otra ha estado conmigo desde el primer día y continúan. Conmovida también por contar con personas que se han unido por el camino creyendo que puedo lograr más de lo que ya he conseguido, animándome y apoyándome. A ellos, que saben quiénes son con nombre y apellidos: gracias, ahora y hasta el infinito.

Hoy, el día que Studio Ideas cumple tres años, sólo pienso en lo afortunada que soy y en lo orgullosa que me siento de haber llegado hasta aquí. Pero no sólo por eso, sino por saber que tengo la misma ilusión que el primer día y que sigo luchando con la misma fuerza y las mismas ganas para que Studio Ideas llegue a ser lo que un día imaginé, cuando decidí dejarlo todo en mi querido Londres y volver a casa.

El tres es el número de la perfección según Aristóteles. En el justo medio está la virtud, decía, pues la virtud consiste en evitar los extremos. Y es cierto que tras un primer y segundo año de incertidumbres y mucho aprendizaje, le siguió un tercero de dificultades superadas, consolidación y madurez, y por fin he llegado a este inicio del cuarto año en el que los puntos se empiezan a unir de una manera tan natural que me emociona. Ahora todo ese esfuerzo empieza a dar sus frutos. Y no porque Studio Ideas haya cambiado, ni porque yo lo haya hecho, sino porque como decía Arthur Schniztler “estar preparados es importante, saber esperar lo es aún más. Pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida”. Parece que he sabido esperar mi momento, y parece que ese momento ha llegado.

Así que ahora toca disfrutar de este cuarto año en el que me adentro con gente que me inspira, de la que aprendo y que admiro.

Charo

Comparte esta idea:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • email
  • LinkedIn
  • RSS
  • Twitter
Esta entrada fue publicada en Lluvia de Ideas Blog y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.