“Palabras para encontrarte” de Laura Chica

Cuando alguien llega a tu vida es para enseñarte algo. Cuando se va, también.” de Laura Chica en Palabras para encontrarte. Todavía recuerdo el día que conocí a Laura en la presentación de su primer libro ¿Quién eres tú? en Málaga. Habíamos intercambiado algunos mensajes en los cuales intentaba convencerla de ser la siguiente ponente de la 3ª edición de Ideas en femenino. Con la humildad que la caracteriza, tras su presentación y firma de ejemplares, aceptó diciéndome “De acuerdo. Espero que lo que cuente ayude a alguien”.

Esto fue en junio de 2013. Tres años después me senté con ella para definir el diseño de su primer libro de microrrelatos, microcuentos, aforismos y poesía, mucha poesía, como bien señala Benjamín Prado en su prólogo al libro.

Como en todo proceso creativo ir acompañada de los mejores hace la experiencia especial  y enriquecedora. Nosotras, Laura y yo, compartimos ideas, risas y sentimientos durante todo el proceso de diseño. Recuerdo la tarde en que recibí su libro por correo. Lo imprimí. Me preparé una deliciosa y humeante taza de café. Me acomodé en mi sofá dejando fuera el frío de enero de La Haya y comencé a leer… La experiencia fue intensa y fugaz. Cuan rápido pasa el tiempo cuando estás acompañada de alguien que te habla de temas del alma…

Descubrí a una Laura que a través de las palabras había sido capaz de entenderse a sí misma y a sus circunstancias. La visualicé sola en esos trenes y aeropuertos intentando dar consuelo a su corazón. La veía sola con la única compañía de su inagotable capacidad de transformar las dificultades en oportunidades, en este caso la oportunidad de encontrarse. Leí las últimas palabras y no pude evitar querer abrazarla.

portada_libro_Laura_ChicaHe perdido la cuenta de cuántas veces he leído Palabras para encontrarte. Lo hice para conocerla mejor. Para entenderla. Para elegir las tipografías. Para decidir el diseño. Para admirar cada ilustración que me enviaba de Sandra de la Cruz, Clara Luna Igelmo, Pablo Pacanowski y Anita Fer Tatto. Para volver a estar a solas con ella. Para escribir este post. Siempre encontrándola y empezando a verme a mi misma en sus palabras.

Laura pidió ayuda en el momento que yo más necesitaba volver a retomar mi lado creativo. Ella me hizo creer, con su gratitud y cariño, que mis habilidades estaban a la altura de ella y de su libro. Esta atmósfera de confianza facilitó que todo el proceso fuese mucho más intuitivo, donde la carga emocional no nos abandonaba en ninguna de nuestras conversaciones.

Sabía que todo proyecto creativo estaba compuesto de seis pasos y aunque no los apliqué de manera consciente, al finalizar pude unir los puntos así:

Todo comenzó con un café donde Laura me dice “He escrito un libro muy personal y necesito a alguien que me lo maquete ¿conoces a alguien, Charo?”. “Si, yo.” me envalentoné a responder. Y sin planificarlo, ya estaba sumida en la fase del cuestionamiento donde todo empieza por el interés profundo sobre un tema. A mi la trayectoria profesional de Laura siempre me había despertado un gran interés. Ahora iba a descubrir con la lectura de su primer libro de poesía su lado más personal.

El acopio de datos comenzó cuando cuestioné a Laura hasta lo más profundo de su corazón procurándome toda la información necesaria para entender lo que ella no sabía, pero quería. Fue entonces cuando me retiré para adentrarme en la llamada, etapa de incubación. Pura meditación donde una asimilación intensamente emocional tuvo lugar, comenzando la actividad productiva en soledad. A esta altura de nuestro intercambio de información e ideas, Laura era consciente de que debía respetar mi espacio como diseñadora y permitirme crear libremente.

Y casi sin quererlo me adentré en la fase de iluminación. Momento en que todo lo asimilado cobró sentido y forma, permitiéndome pasar a la siguiente etapa con decisión y claridad. Durante la elaboración cobraron relieve los detalles, mi habilidad en el uso de los materiales y programas de diseño se agudizó, sentía la creatividad a flor de piel y empecé a ver el sentido al camino recorrido. En este punto, la comunicación entre ambas fue una fase preciosa. Laura completó mi soledad creativa con su capacidad de convertir todo lo que toca en bello. Juntas perfilamos los detalles y dimos nuestro toque personal a sus páginas.

Cierto es que la duración de estas seis etapas varia mucho de una creación a otra. La flexibilidad es fundamental a la hora de crear ya que la inspiración no nos acompaña todos los días. Palabras para encontrarte fue paciente conmigo. Laura se convirtió en mi ojo izquierdo, literalmente, durante las semanas de ejecución. El día que convertimos sus 142 páginas en pdf para enviar a imprenta entendía porque hay personas que llegan a tu vida en el momento que más las necesitas. Gracias Laura por hacerme partícipe de este sueño.

agradecimientos_palabras_para_encontrarte_Laura_Chica

Comparte esta idea:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • email
  • LinkedIn
  • RSS
  • Twitter

Acerca de Charo

Charo Moreno es conectora de ideas y fan de personas con sueños en proceso de materialización. La comunicación corporativa, relaciones públicas y organización de eventos son sus pasiones profesionales.
Esta entrada fue publicada en Lluvia de Ideas Blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *