La universidad española, en la Nube (I)

Desde que las nuevas tecnologías han empezado a incorporarse a la enseñanza, han comenzado a producirse grandes brechas que separan a los profesores tradicionales, incondicionales del papel y la pizarra, de los que han virtualizado parte de su formación. Se hace necesaria, por tanto, la capacidad de adaptación de los profesores para estar al día y saber explotar las posibilidades que Internet y sus herramientas ofrecen.

El ordenador sustituye al papel

Cada vez son más las universidades que se modernizan y ofrecen a sus profesores instrumentos que les permiten desarrollar una labor docente de acuerdo con los tiempos que corren. Es un proceso de transformación que requiere tiempo y esfuerzo, sin embargo en España cada vez se dan pasos más importantes en el terreno de las tecnologías al servicio de la educación.

Un ejemplo es la creación del Foro de Universidades en la Nube (FUN), un organismo que cuenta con la participación de 13 universidades españolas, adheridas al programa Google Apps for Education. Gracias al acuerdo alcanzado con Google en el mes de noviembre se ofrecerá a los estudiantes y profesores una serie de herramientas personalizables para trabajar en conjunto y hacer el aprendizaje de los alumnos más efectivo.

El FUN responde a un proceso en el que están inmersas las universidades, no solo en España sino en el mundo entero, de ir poniendo, de forma paulatina, más contenidos de investigación y docencia accesibles en línea. La visibilidad de las páginas web de las universidades empieza incluso a ser considerada en diversos rankings universitarios.

Hacia una educación abierta

A pesar de éste y otros numerosos avances, muchos profesores de universidades españolas no han podido esperar y se sitúan a la cabeza en esta carrera. Llevan ya más de cuatro años utilizando Internet para sus clases y sirviéndose de herramientas online, especialmente Twitter, YouTube y GoogleDocs.

Todos estos profesores empollones coinciden en que el hecho de que se obligue a los alumnos a publicar sus trabajos en la Red hace que haya más nivel en el aula. “Los estudiantes son más competitivos cuando la educación es abierta y todos pueden ver lo que los demás hacen”, comenta Sonia Blanco (@sblanco), profesora de Comunicación Audiovisual de la Universidad de Málaga. De esta forma, además, no hay lugar para la subjetividad en la evaluación del alumno. Esta educación abierta ayuda a conseguir una mayor transparencia por parte del profesor.

En las universidades son conscientes de que cuando sus alumnos salgan al mercado laboral y opten a un puesto de trabajo, lo primero que va a hacer su potencial contratante es buscar su nombre en Google y ver qué referencias hay sobre él. Por eso Enrique Dans (@edans), profesor de la IE Business School, obliga a todos sus alumnos a escribir su propio blog. 

“Hago que se acostumbren a trabajar en plataformas abiertas al público y que aprendan a comentar y debatir sobre lo que hacen sus colegas”. De esta forma, asegura Dans, les ayuda a tener visibilidad en la Red, algo que se considera fundamental hoy en día. La labor que se haga en la universidad a este respecto es, por tanto, muy importante.

Otros profesores utilizan sus blogs personales como apoyo para sus lecciones tanto teóricas como prácticas. Incluso hay casos en los que cada asignatura tiene un blog propio en el que se publican, además del material de análisis y estudio, las fechas de entregas de trabajos y sus instrucciones.

Comparte esta idea:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • email
  • LinkedIn
  • RSS
  • Twitter

Acerca de Julia

A Julia Crespo le entusiasma la comunicación online y el marketing digital, especializada en el marketing de contenidos y la gestión de redes sociales.
Esta entrada fue publicada en Lluvia de Ideas Blog. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.