Energía, esencia y experiencia

Hace unos días asistí a la jornada Hoy es Marketing (HEM) en la Diputación Málaga, una iniciativa de ESIC que se celebra en diferentes ciudades de España.

Fue una jornada muy productiva e interesantísima, en la que participaron representantes de diferentes empresas, como American Express, ICEMD, Clear Channel, Fundación 59 Minutos, Playstation, Seguros Pelayo y Samsung, entre otras. Pero en este post quiero hacer hincapié sobre unos conceptos que Davide Fabrizio, Chief Client Officer de Conento, sacó a relucir en su ponencia.

Estos conceptos son los de Energía, Esencia y Experiencia, como variables de la gestión de una marca y que determinan su valor. Este modelo analiza cuáles son los tres pilares básicos en los que debe sustentarse una marca y cómo debe medirse. A continuación os describo brevemente cada uno de ellos:

Energía, esencia, experiencia

Energía de la marca

Es la dimensión fundamental, la más importante y está definida por la notoriedad, la diferenciación y el vínculo emocional que es capaz de generar la marca con los consumidores.

Este indicador es clave, ya que se refiere a la fuerza de la marca, y cuanto ayor es ésta, mayor es también la fidelidad a la marca.

Esencia de la marca

Se refiere a cómo es la marca, es decir, son los contenidos, las ideas sobre las que se soporta. Cuanto mayor es la esencia de la marca, más identificados se sienten los consumidores, y más “suya” la sienten. Y como consecuencia, cuanto más familiar sea la marca para el consumidor, mayor notoriedad conseguirá la empresa.

Experiencia de la marca

Se refiere al cómo y al dónde vives la experiencia de la marca, es decir, la experiencia que tenemos de la marca en los puntos de contacto (eventos, foros, comunicaciones, servicio postventa…).

Si relacionas una marca con un buen momento en tu vida o un día muy feliz, más probabilidades de que se genere un mayor vínculo emocional con ella.

Estas tres dimensiones están interrelacionadas entre sí y con el negocio, de forma que si conseguimos aumentar las tres, el negocio crece. Y hay que analizarlas y medirlas al mismo tiempo, para obtener de ellas el máximo beneficio para la marca.

Espero que este modelo os haga reflexionar sobre vuestra imagen de marca o la de vuestras empresas y podáis aplicarlo en cada caso particular. ¡Suerte y a por ello! 🙂

Comparte esta idea:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • email
  • LinkedIn
  • RSS
  • Twitter

Acerca de Julia

A Julia Crespo le entusiasma la comunicación online y el marketing digital, especializada en el marketing de contenidos y la gestión de redes sociales.
Esta entrada fue publicada en Lluvia de Ideas Blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *