Cómo prepararse para generar ideas (I)

Como habéis podido leer, las últimas semanas he estado muy motivada preparando mis artículos para nuestro blog, Lluvia de ideas. He leído libros, he escuchado podcast, hasta he intercambiado algún que otro correo con compañeros para definir alguna de mis opiniones algo más (y mejor). Sin embargo, llevo unos diez días en los que por más que leo, escucho y debato ¡no se me ocurre nada digno que contaros! ¿Os lo podéis creer? Así que, teniendo en consideración mi estado de “mente en blanco nuclear” 🙁 he aquí unas palabras sobre cómo prepararse para generar ideas, por si alguno de vosotros se encuentra en la misma situación. Espero que os ayude.

como-prepararse-para-generar-ideas

Debemos tener en cuenta que existen dos extremos en la generación de ideas y yo me encuentro en el extremo de la escasez (el otro es el exceso), siendo consciente, además, de que no es por falta de imaginación. Creo que esta sequía se debe a no haber encontrado herramientas que me faciliten generar ideas dignas de ser no solo escritas sino también leídas… ¡Menudo plan!

Cuando trabajé en el mundo de la publicidad y la dirección de arte en Madrid, recuerdo que el director de la agencia Zapping me dijo “Charo, para generar ideas se necesita sentido común, un poco de trabajo, tomar decisiones difíciles y mantenerse firme”. Para quitarse el sombrero, ¿o no? A ver qué puedo hacer con este consejo.

El briefing es la estrella

Apliquemos el sentido común a este primer paso: nuestro propio briefing. Este debe limitarse a una única frase. Tanto si trabajas solo como en equipo para generar tus ideas, esfuérzate en esta fase, ya que marcara el punto de partida de un excelente trabajo.

– Empieza con el qué. ¿Qué intentas lograr?

– Confirma la razón. ¿Por qué intentas hacerlo? Si tu propia respuesta no te convence, cambia el qué o descarta la idea (aunque estés enamoradísimo de ella).

– Describe el quién. ¿A quién va dirigido lo que escribes?

– Cuando contestes a estas preguntas, expresa el briefing en una sola frase, pregunta o ambas a la vez, si te es más fácil. Decida tiempo a explicarlo de la forma más corta y clara posible. Menos es más. Deja el resultado y revísalo más adelante, haz los cambios que veas convenientes. No te cortes, es tu idea. Y si necesitas apoyo moral, coméntalo con alguien que tengas de referencia para ver si cree que el resumen está bien.

Cafeína sin wi-fi

A todos nos ha pasado que cuanto más te esfuerzas en generar una idea, más difícil nos ha resultado. A mí, cambiar de entorno me ayuda. Me relajo al estar alejada de la pantalla de mi ordenador y de mis papeles. Esto ya lo mencioné en mi anterior artículo Cómo puedo ser más eficaz:  “Suelo buscar una cafetería sin Wi-fi donde poder disfrutar de un buen café y picar algo, me pongo mis cascos con música y empiezo a escribir en mi libreta…”.

La opinión del sociólogo Ray Oldenburg me apoya con esta práctica. De acuerdo a sus investigaciones, lo ideal para generar ideas es encontrarse en entornos interactivos como bares, restaurantes y cafeterías. Por lo tanto, lo recomendable es salir del entorno habitual para tener ideas frescas. Si todos los días no puedes por la razón que sea, intenta crear esas condiciones en tu propia oficina o casa. Eso sí, no olvides que la luz natural y el aire fresco son cruciales para oxigenar el cerebro 😉

Os recomiendo leer esta entrevista al Señor Oldenburg donde podréis sacar más ideas y vuestras propias conclusiones sobre este tema.

Ahora te toca pasear

Fue el tutor de mi tesina del master, Mr. Kevin Malone, quien me introdujo al maravilloso mundo de pasear. Recuerdo que en mis primeras tutorías le contaba la cantidad de tiempo que había pasado leyendo para hacerme con la mejor documentación para la tesis. Hasta que el día que vio que me iba quedando sin material para leer, me dijo “ahora te toca pasear”. ¿Perdón? Mi cara debió de ser todo un poema porque se echó a reír. ¿Pasear cuando tenía que escribir una tesis de 30,000 palabras? ¡Ni loca! Pero el respeto a su experiencia me hizo seguir su consejo y llegó un momento durante esos meses que perdí la cuenta de cuántas veces le di la vuelta al bellísimo parque de Greenwich al lado de mi casa en Londres 😉

La teoría de mi tutor era que todos pensamos mejor cuando nos movemos. Date un paseo y luego me cuentas. Y si además llevas algo donde puedas ir anotando tus ideas, mucho mejor. Este último consejo lo he sacado de “El libro de las grandes ideas” de Kevin Ducan.

¿Mañana o tarde?

En cuanto al momento del día, pocos estamos al 100% a primera o ultima hora del día. Identifica tu momento y no lo cambies. Yo prefiero tardes, ¿y tú?

En busca del estímulo adecuado

Escuché decir a Borja Girón en el podcast “SEO para bloggers” en Emprendedores Digitales de José Miguel García (canal en iTunes al que recomiendo te subscribas) que una las mejores maneras de estimular las ideas es leyendo. ¿Qué opináis? Yo coincido con él. Aunque añadiría que salir de paseo de vez en cuanto ayuda a ordenar la información asimilada y a ver mundo 😉 Si aprovechas para visitar un museo o galería con una buena cafetería, todos estos consejos los puedes aplicar sin darte cuenta y, lo que es más importante, disfrutando del momento.

Esto es todo por esta semana. Espero que te haya hecho reflexionar, sobre todo, en cómo planteas tus primeros pasos para generar ideas. La semana que viene os contare alguna que otra técnica que estoy poniendo en práctica para seguir generando ideas dignas de ser compartidas. Espero tus comentarios, ¡empieza la lluvia de ideas!

Comparte esta idea:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • email
  • LinkedIn
  • RSS
  • Twitter

Acerca de Charo

Charo Moreno es conectora de ideas y fan de personas con sueños en proceso de materialización. La comunicación corporativa, relaciones públicas y organización de eventos son sus pasiones profesionales.
Esta entrada fue publicada en Lluvia de Ideas Blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *