Cómo desarrollar la voluntad de aprender

Os estaréis preguntando a qué se debe este post. Muy sencillo. Hoy he listado todos los cursos a los que me he apuntado este año… (cinco en total y de diversa índole). Me pregunto cómo he logrado desarrollar mi voluntad por aprender hasta este extremo. Reflexión que me lleva a escribir sobre ello.

La “culpa” la tienen los buenos propósitos de inicio de año. ¿Acaso soy la única que se inscribe en todos los cursos que no logró realizar el año anterior y que segurísimo lograré este año? Creo que no 😉 Según el famoso Barómetro de la Ilusión de Cofidis , para mediados de enero ya tendría que haber reducido mi interés en estos cursos hasta llegar a un 25%, y para antes de verano esta cifra mengua hasta un 5%. Espero no mantener la evolución, si no a final de año habré logrado un 1% de mis propósitos. Lo que significaría que a menos que me hubiese propuesto 100 cursos, no llegaría a terminar ninguno 🙁

En este punto, quiero compartir con vosotros unos consejos basados en mi experiencia (algunas diarias y otras semanales) para evitar caer en la desidia.

1 – Anotar al lado de cada curso las tres razones principales que me animaron a matricularme. Si no consigo escribir tres, las ordeno por orden de “justificación” para decidir con cuál empiezo. Cuento con un tiempo limitado semanal para el estudio y quiero asegurarme de que mis motivaciones son practicas y no etéreas.

2 – Analizar cómo voy a aplicar los conocimientos del curso en mi quehacer diario. Aquí no divido mi día en actividades de trabajo y de ocio, ya que dos de los cursos los puedo aplicar tanto a mi vida profesional como personal. El objetivo es valorar de nuevo si es o no realista invertir el poco tiempo del que dispongo en esta materia.

3 – Valorar el alcance del aprendizaje. Con esto me refiero a que no me aporta los mismos beneficios, por ejemplo, aprender a escribir caligrafía cancilleresca como estudiar un MBA o dedicar tiempo a aprender un tercer idioma. Las cosas como son. Creo que dejaré la caligrafía para cuando me retire 😉

4 – Crea hábito de estudio. Nada fácil cuando hace años que dejamos eso de ir a clase y dedicarnos a estudiar (unos más que otros). Mi recomendación es bloquear en tu agenda un rato, el que cada uno pueda, para conseguir la máxima concentración a la hora de enfrentarse con los “libros de texto”. Yo suelo dedicar una hora y media diaria y la controlo con un reloj para asegurar que no recorto mi tiempo sagrado de estudio. Recuerda poner tu smartphone en modo avión. ¡Las distracciones externas las puedes pagar muy caras!, con consecuencias negativas para tu productividad.

5 – Date un premio. Esto lo consigo gracias a que me establezco metas relativamente pequeñas, la verdad sea dicha. Pero la experiencia me ha llevado a ser mucho más realista con mi poder de concentración (más de 1.5 horas me resulta agotador). Entonces, cuando cumplo con mi objetivo me doy un homenaje que varía dependiendo del día.

Con todo esto quiero decir que en la vida es importante no estancarse. El cerebro es un músculo más del cuerpo y como tal debe ejercitarse del mismo modo que entrenamos cualquier otro músculo. Por lo tanto, qué mejor hábito que hacerle trabajar un poquito todos los días para mantener nuestra mente “ágil” en lo profesional y asegurarnos un lento pero constante desarrollo personal.

Aquí os dejo una conferencia del maravilloso mundo de TED donde Dan Pink nos muestra cómo la motivación requiere objetivos específicos y adaptados a nuestras necesidades individuales (que son únicas).  Nos habla sobre cómo hay que aprender a detectar qué nos impulsa el ánimo para así, actuar en consecuencia. Feliz semana.

Comparte esta idea:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • email
  • LinkedIn
  • RSS
  • Twitter

Acerca de Charo

Charo Moreno es conectora de ideas y fan de personas con sueños en proceso de materialización. La comunicación corporativa, relaciones públicas y organización de eventos son sus pasiones profesionales.
Esta entrada fue publicada en Lluvia de Ideas Blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *