Claves para el éxito (según los mejores)

La pasada semana invertí mi tiempo libre en leer tres libros de diferentes autores y escuchar una serie de podcasts con entrevistas a profesionales con gran trayectoria laboral y envidiable formación. Todos, desde su propia experiencia, coinciden en las mismas claves para alcanzar el éxito en tu profesión. Éstas son, sin ningún orden particular:

La magia surge cuando aplicas el conocimiento que has ido adquiriendo a través de tu formación académica, los libros que has devorado, los podcasts que has escuchado, las conferencias a las que has asistido, etc. Todos nosotros, de una manera u otra, adquirimos nuevo conocimiento por alguno de estos canales. Esto es estupendo. Invertir tu tiempo y dinero en una formación continua (del tipo que sea) es invertir en tu futuro. Sin embargo, de nada sirve coleccionar conocimiento, certificados académicos, diplomas de asistencia… si no aplicas el conocimiento adquirido.

Información hay en todas partes pero lo que realmente cambia tu vida profesional es la acción, lo que tú hagas con lo que has aprendido. Así que reflexiona: ¿estás transformando esa información en acciones con objetivos claros? ¿No? Te invito a tomarte unos minutos AHORA para recapacitar sobre ello, antes de continuar leyendo. Coge papel y lápiz y anota: la transformación requiere de un 20% de planificación y un 80% de ejecución. Compara tu realidad con estos números y actúa 😉 ¡Ánimo!

La clave está en practicar mucho. Aquellos que saben, aconsejan empezar pequeño (con visión grande), pero empezar poco a poco. Para ser un genio, un referente en lo que haces, es mejor dar pasos cortos y seguros, pero siempre dar MUCHOS pasos. Practica, practica, practica. No importa que cometas errores porque cada vez que cometes uno te conviertes en alguien más inteligente. Algo has aprendido, seguro. Eso sí, cerciórate de no tropezar dos (ni tres) veces con la misma piedra.

claves para el éxitoEl éxito no se consigue solo. Rodéate de buena gente. El equipo que elijas para acompañarte en tu proyecto es tu tierra de cultivo. Asegúrate que está compuesto no solo por personas brillantes que te aporten otro punto de vista que enriquezca, sino que sean buenas personas y de tu absoluta confianza. Aleja de ti a las personas envidiosas, negativas, destructivas, tóxicas. No hace falta que señalemos a nadie, ya sabes quiénes son.

La forma más inteligente de minimizar tus riesgos y maximizar tu rentabilidad es invirtiendo en tu educación, en tu formación. Ya nos lo decía Julia hace dos semanas en su post “El que se queda quieto, se oxida”. Los que ahora son nuestros modelos a seguir coinciden con ella en que “…hay que estar constantemente educándose, creando, innovando, usando las nuevas tecnologías…” (Roberto Kiyosaki en Padre rico, padre pobre). Es la mejor manera de no quedarse estancado. La formación te ofrece la oportunidad de reinventarte, de pulir tu estrategia, de crear cosas nuevas… en definitiva, de evolucionar.

Céntrate. Mantén el foco. Invierte tus energías en una sola cosa. No te disperses. Focalízate. Ten los conceptos claros. Haz lo que tienes que hacer en cada momento y el éxito llegará.

Crea tu océano azul, es decir, busca tu elemento diferenciador y trabájalo. Eso sí, aporta valor, mejora la sociedad en la que vivimos, genera empleo. Da, ya recibirás en su debido momento.

Acompaña tu viaje de una gran dosis de determinación y compromiso. Serán tu combustible ante la incertidumbre y los obstáculos. Como dice Francisco Alcaide “haz lo que haga falta, el tiempo que haga falta”. Dedícate a tu proyecto sin reservas.

Trabaja tu marca personal. Aliméntala de tu conocimiento y experiencia. Invierte mucho tiempo en ella, tu credibilidad y tu reputación dependen de ella.

No desistas. Sé valiente, incluso en los momentos de mayor soledad y desesperación. No es un único paso lo que te va a llevar al éxito. Cree en ti y persiste. Adáptate a los cambios con gran flexibilidad. Crece antes los obstáculos. Solo así cada pequeño logro se convertirá en un aprendizaje para el futuro.

Mantén una buena actitud. ¿Por qué? Porque lo cambia todo. Cito a Winston Churchill: “Un optimista ve la oportunidad en toda calamidad; un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad”. Compruébalo.

Invierte en tu desarrollo personal. Conócete a ti mismo. Elimina la errónea creencia de que tú eres así y no vas a cambiar. Invierte en ti para lograr ser la mejor versión de ti mismo. Tan solo tu voluntad y deseos de superación lo harán posible.

Da las gracias. A todos. Absolutamente a todos. Te cueste lo que te cueste, porque todos te están ayudando a lograr tus sueños.

¿Cuál es tu clave para el éxito?

Si te interesa indagar sobre las emociones, identificarlas en ti y utilizarlas para tu propio beneficio, te recomiendo leer Haz que cada mañana salga el sol, de Arancha Merino. Si prefieres empezar por rodearte de los mejores, no dejes de leer Aprendiendo de los mejores, de Francisco Alcaide. Y para lograr una libertad financiera, hazte con Padre rico, padre pobre, de Robert Kiyosaki.

Disfruta de la lectura.

Comparte esta idea:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • email
  • LinkedIn
  • RSS
  • Twitter

Acerca de Charo

Charo Moreno es conectora de ideas y fan de personas con sueños en proceso de materialización. La comunicación corporativa, relaciones públicas y organización de eventos son sus pasiones profesionales.
Esta entrada fue publicada en Lluvia de Ideas Blog. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *