#9Songs – Remembering the future IV

No descartamos que acabes de aterrizar de unas vacaciones en Marte y seas la única persona del planeta que no sabe que Daft Punk han sacado nuevo disco, así que te lo presentamos esta semana en las #9Songs de Studio Ideas. Además, incluimos otros lanzamientos interesantes, de los que me han sorprendido especialmente dos: el de los daneses Vår, prácticamente desconocidos en nuestro país, que han construido un claustrofóbico y prometedor disco de debut, y el Mosquito de Yeah Yeah Yeahs. Estoy bastante convencida de que estos últimos han camuflado su disco con la portada más horrorosa jamás creada para disimular la maravilla que esconde. Especial ilusión me ha hecho la vuelta de Alice in Chains, uno de los grupos de mi adolescencia grunge. Fueron y siguen siendo un gran grupo y su regreso tras cuatro años de silencio y las pérdidas de Layne Staley y Mike Starr, se merece un notable alto.

Y tras esta pequeña introducción de rigor, me vais a permitir que me centre en el disco de Daft Punk, por una razón básica: estoy completamente enamorada de él. El prelanzamiento del disco lo ha tenido todo para que las alertas de mi espíritu musical de naturaleza prejuicioso se activaran: que si el disco más esperado del año, (ahora lo lanzamos, ahora lo posponemos), que si un documental por aquí, una nómina de colaboradores envidiable y varios días seguidos copando los trending topics de Twitter. Y el mundo entero babeando con cada gotita regalada por el dúo. Lo dicho, todos los ingredientes necesarios para odiar el disco sin haber escuchado una nota.

Uno de los mayores placeres musicales para mí es enfrentarme con absoluta desgana a un disco del que todo el mundo habla y que termine sorprendiéndome y conquistándome. Después de escuchar Get Lucky, el single de presentación, no me esperaba mucho del Random Access Memories. Lo empecé a escuchar con apatía, para poder decir con propiedad que era una absoluta basura, básicamente. Al empezar la tercera canción, esa maravilla monumental titulada Giorgio by Moroder (incluida en nuestras #9Songs) yo ya sospechaba que iba a tener que tragarme mis palabras. Para cuando escuché ese adorable “My name is Giovanni Giorgio, but everybody calls me… Giorgio” ya estaba rendida a los pies de estos robots. Giorgio by Moroder es una película musical emocionante e inteligente: según Giorgio va contando sus experiencias, la música va cambiando de acuerdo con los sonidos de la época en que transcurre lo que está contando. Claro que si no sabes esto, la canción y el disco en general te pueden parecer un absoluto coñazo. Si no sabes quién es Giovanni Giorgio ni lo que ha supuesto para la historia de la música, es bastante probable que seas el primero en contar en Twitter que el disco es una bazofia, porque claro, el mundo espera ansioso tu valiosa y sabia opinión.

Random Access Memories es inteligente y pegajoso a partes iguales. Está repleto de guiños al pasado (y al futuro). Es minucioso y cuidado hasta el mínimo detalle. Es divertido y un procurador instantáneo de buen rollo. Escuchar Lose Yourself to Dance y no mover tus pies o tus dedos o tu cabeza al ritmo de la música es materialmente imposible. Probadlo.

La próxima vez que hable mal de un disco sin haberlo escuchado, por cierto, podéis decir RAM y yo ya me callo. Prometido.

Charlotte Sometimes

[Once you free your mind about a concept of harmony and music being correct, you can do whatever you want]. Daft Punk – Giorgio by Moroder

Comparte esta idea:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • email
  • LinkedIn
  • RSS
  • Twitter
Esta entrada fue publicada en Hilo Musical y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.