#9Songs – All is full of love

All is full of love

Tú crees que nos conocimos en octubre, pero no, era verano. Lo recuerdo porque yo cumplía dieciocho y probaba el güisqui por primera vez. Nunca he vuelto a beberlo hasta hace unos meses en el cumpleaños de I&I. Era lo único que quedaba y era tarde (o temprano, depende del día del que hablemos) y todo había sido muy emocionante y todos hablábamos de amor y de la sorpresa (y de amor) y de la amistad (y de amor) y del viaje eternamente planeado. Y yo ya estaba suficientemente borracha, pero quería seguir brindando. Madrid me mata: es la única ciudad que nunca me perdona. Y yo sigo volviendo, a ver si me levanta el castigo. Madrid es la ciudad más rencorosa del mundo, por eso la quiero tanto.

[“Mira qué chico tan guapo”, me dijeron. Para qué miré: ya no me quedó más remedio que enamorarme para siempre para ti. ¿Para siempre? Pero a ver, ¿qué tontería estás diciendo? No soy partidaria de los siempretequerrés y lo sabes. Que luego son mentira. Que solo lo has dicho una vez y, efectivamente, ha sido mentira más tiempo del que fue verdad. ¿Qué es eso de hacer promesas que sabes con toda seguridad que no vas a ser capaz de cumplir?]

Sonó Björk y fui a abrazar a mi I. ¿Te acuerdas del concierto? “¿De dónde sacará esta tía tan pequeña tanta magia?” Me llovió cerveza en aquella plaza de toros: qué poco adecuado, un lugar tan lleno de muerte y nosotros tan felices. “Creo que me he enamorado”, te dije. “Se supone que esto no debería haber pasado. Estoy bien sola”. “Será hambre, cari, vamos a picar algo”.

Y entonces alguien se mareó y tú la elegiste a ella y yo bebí para olvidarte. Y leí mucho. Y volví a escribir. Y escuché mucha más música de la que mis oídos eran capaces de soportar. Porque lo realmente insoportable era el silencio, y quedarme a solas con mi cabeza: “vas a volverte loca del todo”. Estar parcialmente loca no me importa, lo llevo bien. Así que estaré eternamente agradecida a quien apareció aquella noche con una botella de vino en mi puerta, justo en el momento en que me mareaba y mi cuerpo me decía “o te cuidas, o exploto”.

“Mierda, no voy a ser capaz de soportar esto”. Pero se presentaron en mi puerta con una botella de vino (porque la gente que de verdad me quiere sabe que no bebo güisqui) y muchas ganas de abrazarme y de curarme. Y brindamos. Y nos reímos. Y lloramos. Y pensé que por fin podía volver a querer. Se suponía que esto no debía pasar pero, ya ves, he sido capaz. Charlotte Sometimes.

[Just remember to fall in love. There’s nothing else. There’s nothing else] The Chemical Brothers – Swoon

#9Songs en Spotify
#9Songs Grooveshark

Comparte esta idea:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • email
  • LinkedIn
  • RSS
  • Twitter
Esta entrada fue publicada en Hilo Musical y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.